Archivo y base de datos de arte mendocino.
Desarrollados por la ONG. Documentos para descarga pagos y gratuitos

Testasecca Enrique

 

Testasecca Enrique

Comentarios críticos:

TRAZAR LA ESENCIA DEL PAISAJE

RAMIRO ORTIZ

Mendoza, 2010. 

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se erige el Museo Nacional de Arte Decorativo, uno de los espacios más exigentes y elitistas del país. La enorme superficie de las tres salas de esa casa de arte se encuentra embellecida por 23 grandes obras del artista Enrique Testasecca, quien expone su serie “Registros cuyanos”, la primera muestra individual de un mendocino en ese lugar.

Testasecca

Más allá de la importancia que tiene el hecho de que un joven artista local exhiba su obra en tan respetado museo, esta exposición es un homenaje que transforma a las galerías en un atajo directo a los más imponentes paisajes de Mendoza. Con la curaduría de Julieta Gargiulo, esta serie de pinturas de acrílico y técnica mixta sobre tela vincula los trazos del artista plástico con los versos del poeta mendocino Alfredo Bufano, fortaleciendo este recorrido entre ríos, vinos y cordillera.

“Quisimos hacer un homenaje a la cultura de Mendoza a través de la mirada mía y las palabras de Bufano. Fue una idea genial de Julieta”, contó Enrique Testasecca, uno de los pocos pintores jóvenes que se han dedicado al paisaje en esta década.

Que este museo nacional le dé espacio a artistas del interior es un gran impulso profesional que en Enrique repercutió de este modo: “Es muy importante para mi carrera ser parte de un ciclo de apertura federal y más llevando parte de Mendoza al corazón de Capital. Produce un vértigo que puede aturdir estar en una sala tan importante. No me quiero deslumbrar con las luces de la ciudad”.

¿Por qué el paisajismo? Testasecca explica: “Fue una búsqueda de mucho tiempo: cómo volver a interpretar el paisaje, que es una escuela tan difundida e importante hace más de 50 años en Mendoza, en esta nueva corriente de la pintura que desde los ’90 fue un poco ignorada”.

Redescubriendo su entorno, el pintor ha logrado con “Registros cuyanos” una gran aceptación y favorables críticas. “Lo que más me importa es que la gente se engancha con la obra, ve que no es algo alegórico. Uno no quiere llevar la postal de Mendoza en un cuadro sino la esencia del paisaje”, añadió Testasecca
Las coloridas e impactantes creaciones sobre la naturaleza cuyana tienen una convivencia con la urbanidad porteña. Y algo de esa relación inspiró al artista: “Viví seis años en Buenos Aires, en la universidad trabajaba el paisaje, pero la madurez de la técnica fue una búsqueda desde lo emotivo, la memoria, el sentir. Al ser un entorno tan urbano, esa falta de cielo, de horizonte, de amplitud espacial que la ciudad no da, pierde esa impronta de ciudad armónica. Eso me hizo buscar una imagen emotiva en mi memoria de ser un caminador del paisaje. Ese fue el disparador”.