Archivo y base de datos de arte mendocino.
Desarrollados por la ONG. Documentos para descarga pagos y gratuitos

Reboredo Modesta

 

Comentarios criticos Por Mariana Guzzante, Los Andes 2008

Pub:http://www.losandesinternet.com.ar/notas/2008/9/19/estilo-381734.asp

 Con ojos bien abiertos

Desde hace tiempo, la artista Modesta Reboredo nos viene demostrando que el mundo de los muñecos y de los objetos plásticos puede ser más interesante que el de los vivos.
Por eso ahora, que está a punto de inaugurar una muestra en la que recorre más de 15 años de trabajo, vuelve a mirar sus telas, sus puppos y sus cajitas y dice -como si Clarice Lispector le soplara la idea- que sólo sabe “ser íntima”.
“Algo nuevo, algo viejo, algo usado…”, así se llama la muestra que Modesta inaugura hoy, a partir de las 20, en el Espacio de Arte Alef, ubicado en calle Espejo 765, una galería que conjuga el concepto de arte y vino con una mirada de inusual calidad.

reboredo

De metales, maderas y tesoros

Poco a poco, mientras vemos el montaje, nos vamos dando cuenta de que allí podremos asomarnos a su mundo particular: suerte de caleidoscopio, la muestra refleja su fascinación por los recovecos de la memoria, los tesoros escondidos en la infancia, la belleza de las texturas y el juego alucinante con los materiales diversos. Distintas etapas: está la “Máquina voladora”, tela pintada al óleo inspirada, quizá, en un cuento de Poe; está “Francisca va al mercado”, la pintura de un pueblo imaginario que roza lo real maravilloso; está ese objeto de arte que presentó en una muestra de género, cuyo tema era “El vestido” y que consiste en un corset y unos tacones de época, que ella intervino con pequeños frutitos del bosque.
Pura suspicacia femenina: “proteger el corazón, subirse a los tacos”. Modesta ríe e intenta explicar desde qué lugar van apareciendo sus ideas estéticas: “Miro, curioseo, observo, estoy todo el tiempo pensando en las cosas que tengo alrededor; por ahí, me quedo horas mirando un rincón de la casa y entonces el rincón ya se me transforma, se va materializando en cuadro. Otras veces, las formas van apareciendo desde una mancha en la tela”. La casa-taller de Modesta, aclaremos, es un casco de bodega que la familia conservó y recicló y que sigue guardando, aún, la magia de otras épocas.De modo que para ella fue natural recoger resabios del pasado familiar -fichas de cosecha, puertitas de toneles, algunas chapas herrumbradas- y crear una mitología propia para sus exvotos, esas ofrendas que los fieles todavía elaboran para pedirles deseos a sus santos. “La imaginería popular es parte de un proyecto que investigo”, explica Modesta mientras nos muestra chapas de toneles intervenidas con Vírgenes de la Carrodilla.

Y recuerda: “Cuando viajé a México, me impactaron los pedidos y las oraciones del pueblo; de allí también tomé la idea de las cajitas”. ¿Qué cajitas? La artista nos lleva a otro sector de la casa y nos muestra pequeñas escenas enmarcadas, cuyos protagonistas son juguetes mínimos: una pareja quebrándose frente a una tele en miniatura, un chico autista delante de un fondo negro… -Son tremendas…
– Sí, bastante. Es que pensé inspirarme en el formato de las cajitas pero volcar allí una visión personal. Son temas fuertes, digamos, poco típicos para juguetes: la soledad, el desamor, pero también está la amistad o el juego.
A propósito, nos llama la atención una suerte de maqueta que Modesta va desensamblando de a poco: “Son los objetos inspirados en “Las aventuras de Cepillo el león”, un libro de cuentos para niños escrito por Dionisio Salas Astorga, que yo ilustré”.
Si bien ya superó la época de algunas series en tercera dimensión, aclara, todavía mantiene el amor por el metal, la madera, los géneros y una cíclica pasión por la escultura. De hecho, uno de los muñecos que expone en la muestra lleva incluso un diente de tiburón.
Para los cuadros, por su parte, Modesta también hurga su paisaje cotidiano y encuentra elementos no convencionales: en vez de telas suele utilizar géneros agujereados que, en otro contexto, servían para filtrar el vino de su vieja bodega.
Y los fondos más contrastantes o las texturas más intensas las logra interviniendo papeles de empapelar o géneros estampados.
En los cuadros -hay dos de personajes con visos religiosos, dos literarios y otros más lúdicos- juega con esos imaginarios: la mística popular comparte pared con objetos de un culto popular llevado hacia lo abstracto; hay cierto surrealismo que se extiende a los objetos y, en tren de expresar lo personal, hasta ella misma y su bebé asoman en el lienzo.

 

Reboredo Modesta

Formación: 

Estudios en Artes Visuales con especialidad Universidad Nacional de Cuyo, Facultad de de Artes. Su perfeccionamiento se ha dirigido hacia el arte textil como escultura blanda y escultura con materiales no convencionales 

Exp. Colectivas 

Desde 1985 ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales, salones provinciales y nacionales.Fue seleccionada para la beca Nacional Arte y Comunicación. Formo parte del colectivo MINAS DE ARTE; incursionando en la integración de las artes a partir de un  proyecto de género. Ha realizado trabajos de ilustración, libros, escenografia y utilería.Como docente dicta talleres en instituciones públicas y privadas.

Reboredo mdz

Reboredo UNO

Reboredo FAD